‘Clean Sky’, el futuro motor ecológico aeronáutico

Clean Sky

Clean Sky Joint Technology Initiative, una iniciativa, en la que participan las principales compañías motoristas, se puso en marcha en 2008 y finalizará en 2017. Constituye, según ITP, “de una de las más importantes apuestas” de I+D, entre las promovidas por la Unión Europea.

ITP ha aportado alrededor de 40 millones a la iniciativa europea “Clean Sky” para avanzar en el desarrollo del futuro motor ecológico aeronáutico. La empresa vasca considera clave en su estrategia el desarrollo de estos motores y está ultimando la fabricación de su primer demostrador (SAGE 3) en sus instalaciones de Zamudio, que, a finales de año, se llevará al banco de pruebas.

El proyecto está dotado con un presupuesto total de 1.600 millones de euros, de los que el 50% es aportado por la UE y el resto por las propias compañías participantes.

En una entrevista a Europa Press, el director de Ingeniería y Desarrollo en ITP, Jaime Fernández Castañeda, ha subrayado que la aportación de la compañía a este proyecto es de aproximadamente 40 millones para el periodo comprendido entre 2008 y 2015.

Fernández Castañeda ha señalado que, con esta iniciativa, se pretende que todas las empresas europeas fabricantes de motores de aviones lleguen a cumplir los objetivos que fija la UE en términos de reducción de emisión de contaminantes y de CO2.

En concreto, la UE estableció un objetivo de reducir las emisiones de CO2 para el año 2020 en un 15% y las emisiones de óxido de nitrogeno en un 50%.

El proyecto europeo establece dos fases, una primera, que ya está concluyendo, y que incluye varios programas de demostradores aeronáuticos con diferentes tecnologías. En la actualidad, según ha precisado Fernández Castañeda, se habrían cumplido la “mitad” de los objetivos marcados por la UE y el resto se espera cumplir en una segunda fase, al finalizar 2017.

El reto que se han marcado es que los motores que vayan a estar en funcionamiento en las líneas áreas en 2020 cumplan esos requisitos, de manera que pueda ser una realidad el motor ecológico aeronáutico europeo.

“Tendremos motores que emitan un 15% menos de CO2 y se espera una reducción de coste del 20% en operación para la aerolínea y menos coste significa menos precio que se va a tener que pagar por cada vuelo”, ha añadido. Por ello, ha pronosticado que la entrada en servicio de los motores ecológicos europeos conllevará una reducción del precio de los billetes de avión.

DEMOSTRADORES

La iniciativa cuenta con seis programas de demostradores aeronáuticos, de los cuales uno es relativo a motor, llamado Sustainable and Green Engine (SAGE), que se traduciría como “Motor Verde y Sostenible”. El presupuesto para los trabajos encaminados a la realización de este motor es de más de 400 millones de euros.

La participación de ITP se centra fundamentalmente en el SAGE 3, donde se prueban nuevas tecnologías aplicadas a turbinas de baja presión, módulo en el que ITP es referente y líder a nivel mundial en su diseño y fabricación.

Martínez Castañeda ha señalado que se está en la fase de terminar de fabricar el primer demostrador en sus instalaciones en Zamudio. En concreto, se prevé concluir el módulo en otoño, Antes de que termine el año, el motor correrá en un banco de pruebas.

ITP no se encarga de todo el desarrollo del SAGE 3, sino que Rolls Royce también realiza una parte del demostrador y, una vez que ITP le envíe a Inglaterra sus piezas, la empresa británica montará el motor completo.

Martínez Castañeda ha señalado que se tendrá que realizar todo un trabajo de conocimiento de los distintos parámetros del motor y, cuando ITP analice todos esos datos a principios de 2015, se comprobará si funciona la tecnología que han desarrollado.

En los motores que estarán volando dentro de tres o cuatro años esperan incorporar todas estas mejoras en las que están trabajando y, posteriormente, se realizará otro paquete de mejoras para ir cumpliendo con los objetivos de la UE.

El responsable de ITP ha manifestado que el desarrollo de motores ecológicos es clave para el futuro de la empresa, y la “supervivencia” para la compañía. Según ha destacado, es lo que demanda el mercado y lo que también están haciendo sus competidores. “Lo tenemos que hacer sí o sí”, ha añadido. En todo caso, Martínez Castañeda se ha mostrado convencido de que ITP desempeñará un papel relevante en el desarrollo de este tipo de motores.

INVERSIÓN DE ITP EN I+D

Fernández Castañeda ha destacado el esfuerzo inversor que viene realizando ITP en I+D, que durante 2013 ascendió a 54 millones, de los cuales el 75% es de aplicación a factores medioambientales de reducción de combustible y emisión de gases y ruido.

La previsión para este año es destinar una cantidad similar, si bien, a la vista de que se esperan “cambios significativos” en la tecnología de los motores, habrá un incremento de las inversiones en I+D para los próximos años. En concreto, durante 2015 se podría dar un incremento del 50% en la inversión en I+D y una parte sustancial se centrará en todo el desarrollo de motores ecológicos.

La empresa ITP tiene previsto su instalación en uno de los edificios que conforman los Centros Tecnológicos de la Universidad Politécnica de Madrid en TecnoGetafe y la puesta en funcionamiento del Laboratorio de Ensayos Fluodinámicos (LEF). La implantación se enmarca dentro de un programa de Investigación denominado NEAT (“New Efficient AeroengineTurbomachinery”) con la participación de ITP y la propia Universidad.

Fuente: ecoticias